México biocultural

México alberga entre 60 y 70 por ciento de la biodiversidad total del planeta. En los estados Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Guerrero y Michoacán se concentra la mayor diversidad a nivel nacional y en ellos son resguardados principalmente por poblaciones indígenas.

Gran parte de la riqueza del subsuelo y del aire se ubica en territorios habitados por pueblos originarios que en el país suman 68 de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas.

Las evidencias históricas muestran cómo estos grupos culturales han utilizado y continúan empleando saberes y expe­riencias milenarias en el manejo de la biomasa y la biodiversidad, con un enfoque que abona a la conservación  el desarrollo sustentable, además de que emplean procesos adaptativos y dinámicos.

Sin embargo, ante la globalización y con ello la aparición de la agricultura industrial se pone en riesgo todo este bagaje de conocimientos que durante cientos de años se ha heredado entre estas poblaciones.

Problemáticas para la conservación biocultural

En el texto, El patrimonio biocultural de los pueblos indígenas de México, del investigador Eckart Boege Schmidt, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, alerta que la pérdida de la agrobiodiversidad indígena puede impactar en la seguridad alimentaria nacional y mundial.

Los primeros pobladores de Mesoamérica heredaron los conocimientos de lengua, artes, medicinas, cosmogonías y formas propias de organización que no obedecía a una naturaleza de depredación sino que operaba en los límites de la regeneración ecosistémica y como actor estimulante.

Esta manera de administrar los recursos naturales y el territorio, permitieron que al paso de los años coevolucionaran con los ecosistemas, y los indígenas seleccionaron (con ayuda de los tipos de suelo, humedad, clima y parientes silvestres) rasgos de plantas o animales que dan forma a la biocultura, término que acuño el investigador Víctor Toledo, de la UNAM.

Dentro del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los países firmantes se comprometen a respetar, preservar y mantener “los conocimientos, las innovaciones y las prácticas de las comunidades indígenas y locales que entrañen estilos tradicionales de vida pertinentes para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica”.

Esto se estableció, debido a que el patrimonio biocultural de los pueblos indígenas permitió conformar los bancos genéticos, de plantas y animales domesticados, semidomesticados, agroecosistemas, plantas medicinales, conocimientos, rituales y formas simbólicas de apropiación de los territorios.

Hoy México es uno de los centros de origen y diversificación genética de la agricultura más importante, sin embargo, el cambio climático y la agricultura masiva amenaza toda esta riqueza cultural heredada, en este contexto los conocimientos ancestrales de esta población se plantea como una línea estratégica de solución.

Te puede interesar  Las mejores zonas arqueológicas en México

Qué se hace por la preservación biocultural

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), en su obra Capital Natural de México, alertó que la cobertura de vegetación natural en estado primario de ecosistemas naturales se había reducido a 50 por ciento para 2011 por lo que los efectos del cambio climático se agudizarán en ecosistemas montañosos y las latitudes norteñas.

Ante esta situación, la sociedad debe reconocer que la conservación y el desarrollo sustentable de la biodiversidad pasa por el enfoque biocultural y esto es estratégico para países como el nuestro que ocupa la posición número cinco dentro de la lista de países Megadiversos, donde es antecedido por Brasil, Colombia, China e Indonesia.

La solución en México

“La añeja experiencia de los pueblos indígenas como operadores de los ecosistemas contiene una energía social importante para frenar el deterioro social, cultural y ambiental en los procesos de globalización tal como se presentan en la actualidad”, puntualiza Boege Schmidt en su investigación.

La suma de condiciones políticas y sociales adecuadas, así como la implementación de conocimientos que se han generado dentro y fuera de las áreas naturales protegidas en pro de un manejo sustentable, ha demostrado su éxito, como en los manejos forestales comunitarios en la Sierra de Juárez, Oaxaca, en Quintana Roo, Durango y Michoacán, entre otros.

De esta forma, plantea que es primordial generar estrategias nacionales que fortalezcan las comunidades de los pueblos indígenas en sus prácticas de conservación biocultural in situ, no sólo porque en el manejo de estos territorios está la supervivencia de este grupo poblacional, sino por los beneficios que ofrecen los ecosistemas a los habitantes de este planeta.

El saber ambiental indígena es una sistematización de conocimientos que puede plantear alternativas a un mundo que respete la pluralidad y la otredad más allá de los poderosos instrumentos del poder y el mercado, en ese sentido especialistas en el tema proponen la creación de instituciones de autogestión estables que permitan replicar y multiplicar los casos de éxito.

Frente a la contaminación atmosférica, el crecimiento exponencial de urbes, la generación de basura, la escasez de agua, la deforestación, la erosión, la contaminación de las suelos, ríos y lagos, la extinción de especies, la sobreexplotación de algunos recursos y el desperdicio de otros, el patrimonio biocultural que resguardan los pueblos indígenas de México es la oportunidad para generar un nuevo modelo.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) 177 zonas están bajo la administración de algún grupo étnico y  369 son áreas destinadas voluntariamente a la conservación.

Te puede interesar  Ixtapa: el destino ideal para relajarse

Las áreas naturales protegidas ofrecen la posibilidad de incrementar el bienestar de los mexicanos; por eso es necesario mantenerlas en óptimas condiciones que se reflejen no solo en el entono, sino en la salud y seguridad de los habitantes.

El investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, Gerardo Ceballos González, considera que “es fundamental que entendamos que (las áreas naturales protegidas) son nuestro seguro de vida a largo plazo. Enfrentamos el periodo más complicado en la historia de la humanidad en cuanto al tema ambiental, sólo comparable en magnitud con la posibilidad de un holocausto nuclear mundial”.

Debemos considerar entonces, que la importancia de riqueza biocultural de nuestro país es resultado de un largo proceso de intercambio y de selección cultural sistemática que nos aporta las posibles soluciones para enfrentar la crisis ambiental nacional y mundial a la que nos enfrentamos.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) 177 zonas están bajo la administración de algún grupo étnico y  369 son áreas destinadas voluntariamente a la conservación. De ellas, 85 son una opción para que conozcas parte de esta biodiversidad natural y cultural.

Las  áreas naturales Protegidas (ANP) ofrecen la posibilidad de incrementar el bienestar de los mexicanos; por eso es necesario mantenerlas en óptimas condiciones que se reflejen no solo en el entono, sino en la salud y seguridad de los habitantes, ya que son protectores ante los fenómenos naturales.

Tú puedes ser testigo y visitar algunas de ellas que guardan toda esta riqueza natural y de conocimientos. Por ello, te sugerimos visitar la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, en Michoacán y Estado de México; el Centro Mexicano de la Tortuga Marina en Mazunte, Oaxaca.

En estos sitios la regla principal es respetar y salvaguardar el patrimonio natural y cultural, enseñanza milenaria que nos muestra el resultado de un largo proceso de intercambio y de selección cultural sistemática que nos aporta las posibles soluciones para enfrentar la crisis ambiental nacional y mundial.

Si deseas conocer más información sobre cómo ser un turista responsable, no te pierdas esta nota

Disfruta tus vacaciones como turista responsable

Además, te compartimos una oferta para tu próximo viaje a Oaxaca saliendo de la Ciudad de México desde $1,925 pesos  http://bit.ly/2MYp3p7 redondo y directo. ¡No te pierdas las maravillas naturales de esta región!

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

 

 

Write A Comment