El turismo responsable en Baja California

Pocos lugares de México son tan variados en ecosistemas como Baja California Sur. Cerca de tres mil especies de animales marinos habitan en el Mar de Cortés, y justamente por esta riqueza biológica es considerado uno de los escenarios naturales más maravillosos del mundo.

La gran cantidad de turistas que recibe cada año ha hecho que las autoridades implementen grandes obras de recursos hidráulicos con vistas a corto plazo que ayuden a los habitantes a continuar brindando servicios de primera calidad para todos los visitantes.

Sin embargo, quienes acudimos como turistas también podemos participar con medidas que permitan convivir de manera armónica con todas las bellezas del estado. Cuidar los recursos locales, como es el agua potable, no es cosa del otro mundo, ni algo imposible que no podamos realizar, simplemente es adoptar la problemática que enfrentan y ser empáticos con ella.

Cuidemos el agua de todos

Generalmente cuando llegamos a algún lugar de vacaciones, nos instalamos con la idea de pasarla bien, sin pensar en ¿cuál fue el reto que tuvieron que enfrentar quienes nos reciben con los brazos abiertos? No sabemos ¿cómo llegaron los recursos naturales que disfrutamos a la puerta de nuestra habitación?, pero hoy en día esta indiferencia la debemos dejar de lado y hacer conciencia de estos detalles con el fin de cuidar estos hermosos lugares y mantenerlos funcionando.

El clima de la Península de Baja California es en general seco y cálido, con partes templadas en la subregión norte y en las zonas serranas. De acuerdo a la clasificación de Köppen se distinguen cuatro tipos principales de clima: semidesértico (parte baja del delta del Río Colorado y planicie oriental), templado (desde la frontera noroeste hasta el valle de San Quintín), templado húmedo (parte central montañosa) y el desértico (al sur, en las planicies).

La mayor concentración de lluvia en Baja California Sur se registra durante el verano, la cual está muy relacionada con lluvias que se generan con la actividad ciclónica del Pacífico, alcanzando un valor medio anual cercano a los 160 mm; y en Baja California se tienen lluvias importantes en invierno con un valor medio anual de 180 mm.

Te puede interesar  Tlaxcala, región con historia y riqueza natural

De esta manera, es importante tener presente que el tema del agua es de vital importancia para sus habitantes, por lo que cuando estemos en algún destino turístico como Los Cabos, o las playas de Surf en San Miguel, en Ensenada, que son reconocidas mundialmente, debemos utilizarla de manera responsable.

¿Y cómo lo haríamos? Tenemos algunos consejos que bien podemos aplicar como turistas o en nuestra propia casa:

El Baño

Siempre que salimos de vacaciones queremos disfrutar de largos baños para descansar, pero en realidad el descanso se puede llevar a cabo de otra manera, no necesitamos tardarnos más de 5 minutos. Y recuerda que cuando nos enjabonamos podemos cerrar la llave, para evitar el derrame sin utilizarla.

Si al llegar a tu habitación detectas alguna fuga de agua en el inodoro, repórtalo de inmediato a la administración del hotel, para que lo arreglen y no se desperdicie el vital líquido.

Cuando te laves los dientes, cierra la llave del agua en el momento que te los estás tallando, no es necesario que el agua corra por el lavabo, sólo hasta que termines y te enjuagues.

La Playa

En muchas playas de Ensenada, las autoridades han instalado regaderas con el fin de que los vacacionistas puedan quitarse la sal del mar y la arena. La mayoría de estas playas están invadidas de jóvenes surfistas que acudan a practicar este deporte por lo que es común verlos enjuagarse y dejar las regaderas abiertas.

Cuando veamos esta situación, si bien está a nuestro alcance, podemos cerrar las regaderas para evitar que el agua se siga tirando, no nos cuesta mucho trabajo y cuando nosotros la necesitemos habrá agua. Otra acción que podemos aprovechar en estas regaderas públicas es enjuagar nuestros trajes de baño una vez que nos hayamos cambiado, para evitar enviarlos a la lavandería en el hotel. Ahorramos dinero y agua a la vez.

Te puede interesar  Las playas públicas de Cancún que deberías de conocer

Si llevamos una hielera con bebidas, es común que quede un poco de agua de los hielos que se derriten. Esta agua la podemos utilizar para lavarnos las manos, o bien para lavar los utensilios que llevemos y que debemos regresar al hotel. También la podemos utilizar para quitar los residuos de las sandalias de playa, o bien para limpiar los cristales del auto que comúnmente se ensucian con la arena que vuela. Esta agua en verdad puede servir para muchas cosas y si lo piensan generalmente la tiramos en la playa sin más ni más.

Visitas a lugares históricos

Siempre tenemos que hacer la visita a los centros históricos de los lugares que visitamos, y Baja California tiene infinidad de ellos, pero no es necesario que cada que salgamos a caminar por las plazas compremos una botella de agua. Esto, aparte de contaminar por el plástico, encarece el producto por su demanda.

Un consejo que puede funcionar es comprar una botella que podamos llevar a todos lados, y cada que salgamos del hotel, pedir que nos la rellenen. O bien, que tal disfrutar de alguna bebida típica que ayude a fomentar el comercio local y que nos permita convivir y conocer más de las tradiciones y costumbres del lugar.

De esta manera, cuidar el agua aun cuando salimos de vacaciones lo podemos hacer, y qué mejor en un destino que enfrenta serios problemas de agua potable. No se trata de no visitarlo, más bien se trata de conocer e informarnos cómo podemos preservar estos maravillosos lugares con acciones que nos permitan regresar y continuar disfrutando sus bellezas.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

 

Write A Comment