Recuento histórico

Plutarco Elías Calles inauguró el camino de la Ciudad de México a Acapulco en 1927, lo que dio inicio a la importante actividad turística de este puerto. En 1929 se iniciaron los vuelos comerciales en el aeropuerto frente a la Playa de Hornos, donde hoy está el Parque de Diversiones Papagayo. Un gran impulsor de este lugar turístico en 1947 fue el Presidente Miguel Alemán, quien inauguró la avenida costera que lleva su nombre.

En los 50’s, era el lugar preferido de grandes personalidades a nivel mundial. Por su hermosa bahía se podían observar a las grandes actrices y actores de Hollywood y México por supuesto, todo mundo conoció este puerto ya sea en fotografía o videos que dejaban ver sus playas y sus lugares de moda.

Para los 80’s toda la juventud de la ciudad de México vacacionaba en el puerto para visitar las mejores discotecas del país, donde en algunas de ellas sólo se podía acceder con una membresía o bien por invitación de algún socio. No obstante, se creó una zona de pequeños bares y restaurantes a lo largo de la bahía en donde se podía encontrar un excelente ambiente y sin necesitar nada más que ganas de divertirse.

Para el año 2000, Acapulco tenía que evolucionar, y se comenzó con el desarrollo de grandes complejos que hoy forman Acapulco Diamante, donde el lujo y la exclusividad se hacen presentes de nuevo y dan una cara de renovación al puerto. Todo este crecimiento ha llevado a grandes retos a los gobiernos locales, por ejemplo proveer de agua potable a todo el puerto y el cuidado que ésta necesita para tener abastecimiento los 365 días del año.

Acapulco, un puerto de retos naturales 

La principal actividad de Acapulco es el turismo, por lo que las autoridades han apostado por grandes desarrollos inmobiliarios que impulsen su crecimiento y posicionamiento de nuevo entre los turistas nacionales y extranjeros. Para ello han tenido que abordar grandes temas de sustentabilidad para quienes llegan y para quienes viven ahí.

El agua potable es un recurso natural que tiene una importancia sin igual y para la cual se han dado a la tarea de repartir equitativamente a través de una gran infraestructura de captación fluvial de pozos. Se han implementado campañas educativas que ayuden a consolidar la participación de los usuarios, la sociedad organizada y los ciudadanos en el manejo del agua y promover la cultura de su buen uso, a través de la concertación y promoción de acciones educativas y culturales.

De igual manera, se han renovado las tuberías y se ampliaron a las nuevas zonas habitacionales que se desarrollaron para habitantes locales y foráneos. Sin embargo, otro problema que enfrenta el puerto es el sistema de drenaje, que en los últimos años han puesto en aprieto a muchos propietarios.

Los huracanes son todo un tema en este lugar paradisiaco, quién no ha visto en las noticias las inundaciones que se presentan en el nuevo y viejo Acapulco, donde en muchas ocasiones se ven rebasadas las acciones del gobierno. La CONAGUA informó que México ocupa el cuarto lugar de los países afectados por ciclones tropicales después de China, Filipinas y Japón, destacando que en 2017 llovieron mil 672 mm, es decir 300 mm más que 2016.

Lo nuevo y lo viejo del puerto lo mantienen en la mente del turismo

Y con todo esto, Acapulco sigue siendo nuestro lugar favorito para vacacionar. Continúa regalándonos escenarios como el Fuerte de San Diego  el cual fue construido en el Siglo XVII, y en la actualidad son las instalaciones del Museo Histórico de Acapulco. Es un lugar para aprender todo lo relacionado con la historia de este bello puerto desde la época prehispánica a la Colonia. Es el único en su tipo en toda la costa del Pacífico Mexicano.

O qué decir de los imperdonables clavados de La Quebrada, donde desde una altura de 45 metros, hombres y niños se lanzan con el fin de ofrecer un espectáculo para recolectar monedas y aplausos de todos los visitantes. Si los visitas recuerda que viven de lo que recolectan, así que lúcete con las monedas.

Otro lugar que es clásico para tu visita en Acapulco es Puerto Marqués, el cual se caracteriza por sus playas apacibles, de oleaje tranquilo, en donde su principal atractivo es la comida a la orilla del mar. Te recomendamos probar el “pescado a la talla” una de las especialidades acapulqueñas. En el mismo lugar te recomendamos los paseos en lanchas rápidas que realizan giros inesperados de 360º llevando tu adrenalina al límite.

A 11 kilómetros del puerto de Acapulco se encuentra Pie de la Cuesta, el sitio perfecto para practicar esquí, surf y realizar paseos a caballo a las orillas de una hermosa laguna que se une con el mar. Desde aquí se pueden disfrutar los atardeceres más espectaculares del Pacífico.

Cerca de Pie de la Cuesta se encuentra Barra de Coyuca, uno de los rincones más bellos del Estado mexicano de Guerrero. En esta playa se separa el mar del lago, pero en época de lluvias se funden en uno solo. Hay recorridos en barca hasta las islas que se encuentran en el lago.

Y si aún disponen de tiempo,  no pueden irse de Acapulco sin visitar  La Virgen de los Mares en la isla de La Roqueta, la cual se encuentra sumergida a pocos metros de profundidad y perfectamente visible. Fue llevada a este curioso punto a finales de la década de los cincuenta y desde entonces, cada 12 de diciembre, todos los acapulqueños que viven del mar acuden a venerarla, ya que es la que se encarga de velar por quienes se enfrentan al peligroso oleaje de esta zona.

Aunque faltan enumerar muchos atractivos más de este inigualable destino, no queda más que confirmar que Acapulco es y seguirá siendo parte de nuestros destinos favoritos que continúan sorprendiéndonos y enamorándonos a lo largo de la historia.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

 

Te puede interesar  Cuatro Ciénegas, un paraíso en México

Write A Comment